Ballenas, el otro temor de los pescadores en el Pacífico colombiano

1100
Ballenas jorobadas

COLOMBIA – Pescadores artesanales hablan de los múltiples problemas que enfrentan durante su labor. La historia con la que alertan a todos los pescadores ocurrió en Guapi, en el pacífico caucano.

“En el mar hay muchos peligros uno de esos es toparse con una ballena, porque esas se lo llevan a uno, o jugando con sus ballenatos lanza un coletazo y el pobre pescador está ahí en el mar, desprotegido”.

Los pescadores enfrentan diferentes riesgos en su actividad, aparte de los robos, las peleas con otros colegas y diferentes vicisitudes que se presentan en altamar, este hombre de 63 años asegura que si no se tiene cuidado, las ballenas que por esta época atraviesan el Pacífico pueden ser otro factor fatal para estos profesionales. De acuerdo con datos del Ministerio de Trabajo, hasta junio del 2017 se registraron 54.574 accidentes de trabajo y 54 muertes de pescadores. Esta actividad, rodeada de brisa, mar y de mucha paciencia, es una profesión de cuidado.

Ilario lleva 45 años pescando en Buenaventura. Vive en el sector de La Playita. Asegura que todos los días se levanta desde las 4 de la mañana, se prepara un café y sale a preparar su atarraya para ver qué puede conseguir.

La pesca artesanal es un tipo de actividad pesquera que utiliza técnicas tradicionales con poco desarrollo tecnológico. Regularmente es practicada por pequeños barcos en zonas costeras a no más de 10 millas (unos 16 kilómetros) de distancia, dentro de lo que se llama mar territorial. “A mí me han pasado ballenas a 10 metros de mi embarcación -asevera Reina-; por esta época las ballenas pasan por aquí muy cerca, no digo que nos ataquen porque eso no es real, son los animales más lindos del mundo, pero debemos tener cuidado”.

A su edad, con algunas afectaciones por caídas y golpes que ha tenido durante su labor, Ilario cuenta que ante el paso de una ballena cerca de los pescadores no hay nada qué hacer. “Saber nadar, eso es todo, porque esos animales pasan y se llevan todo. Son gigantes”.

El sector preferido de algunos pescadores es cerca del área protegida del Parque Nacional Uramba Bahía Málaga, en el Pacífico colombiano. Allí los pescadores pueden obtener, en un día, hasta 20 kilos de ñato y otro tipo de especies.